camiones minería

El proceso de carguío y transporte en la industria minera

Desde hace ya varios años las soluciones de transporte inteligente están revolucionado la forma de movernos en las ciudades. Aplicaciones exitosas a nivel mundial como Waze, Google Maps o Uber son parte de nuestra vida cotidiana y sin duda inyectan eficiencia y calidad a nuestras vidas. Pero no sólo la ciudad nos plantea importantes desafíos en movilidad. En una gran faena minera se pueden llegar a realizar hasta 5000 viajes diarios de grandes camiones mineros (capaces de cargar 300 toneladas y con un valor promedio de 5 millones de dólares cada uno). A diferencia de lo que ocurre en las ciudades, y ad-portas de entrar en la tercera década del siglo XXI, esos viajes se gestionan y optimizan en forma esencialmente manual, inyectando variabilidad e ineficiencia al proceso.

El Proceso de Carguío y Transporte Minero es el encargado de transportar el mineral desde el rajo a los distintos puntos de entrada que alimentan las plantas de procesamiento, y por tanto cumplir con sus objetivos (tanto en cantidad como en calidad de mineral) es fundamental para mantener la continuidad operacional de la cadena productiva minera completa. Para apoyar este proceso las grandes mineras usan los denominados sistemas de despacho minero, cuyo mercado está hoy concentrado en unos pocos actores.

¿Qué hace un sistema de despacho minero?

Su principal función es determinar los flujos adecuados de camiones entre los diferentes orígenes (palas de carguío localizadas en distintos puntos del rajo) y sus correspondientes destinos, que pueden ser botaderos en caso de material estéril (sin mineral), o chancadores en caso de mineral. En correspondencia con estos flujos calculados, los sistemas de despacho van indicando en tiempo real a los operadores cuál es su próxima tarea asignada (ej: “vaya a la pala 14 y luego a chancador primario”) mediante pantallas instaladas para ello en la cabina de los camiones.

¿Qué oportunidades tienen estos sistemas?

A pesar de llevar más de 30 años en el mercado, los sistemas que concentran el mercado no han logrado resolver el problema de eficientar el proceso de carguío y transporte minero. Son reconocidos mundialmente por:

  1. Su falta de interoperabilidad, es decir la capacidad de conversar con otros sistemas para facilitar la coordinación y sincronización entre diferentes procesos. Por ejemplo, el sistema de despacho líder del mercado ni siquiera lee las metas de extracción del turno, y por tanto todas sus sugerencias suelen perseguir objetivos que no están alineados con los que el área de planificación minera plantea.
  2. Por usar viejos algoritmos de optimización que fueron diseñados para la limitada capacidad computacional que existía en los años 80. Estas limitaciones obligan a que los algoritmos tiendan a simplificar en demasía la realidad, al punto que modelan la operación de la mina como si el mineral se moviera en forma de un flujo continuo (como si fuera agua a lo largo de tuberías), en vez de como en verdad es, consecuencia de una serie de eventos discretos sujetos a aleatoriedad: generación de colas de camiones en palas de carga y en puntos de descarga, detenciones no programadas de equipos, continencias en la ruta, etc.
  3. Son tremendamente complejos de operar. Las limitaciones descritas anteriormente obligan a que, para poder adaptar el sistema a los objetivos del turno, y para poder sobrepasar las limitaciones de los algoritmos ofrecidos, los despachadores tengan que configurar constante y MANUALMENTE decenas de confusos parámetros, que son los que finalmente definen el performance del proceso. Como decíamos al principio de este artículo, estamos hablando de casi 5.000 viajes diarios que se intentan optimizar de forma manual.

¿Cómo ayuda Octopus Mining Suite?

Con nuestro primer módulo Dispatch Autonomous Setting solucionamos este problema. Este módulo, basado en nuestro lema de interoperabilidad inteligente, es capaz de leer los objetivos mineros planteados para el turno, interopera con diferentes sistemas para capturar en tiempo real el estado de la operación (disponibilidad y rendimiento de equipos, velocidades de viaje, avance actual del turno, etc), y mediante avanzados algoritmos de inteligencia artificial, optimiza, estandariza y automatiza la configuración del sistema de despacho. Dispatch Autonomous Setting viene a ser un “piloto automático” para el sistema de despacho, ayudándolo a sobrepasar dos de sus principales brechas descritas: la falta de capacidad para adaptarse a los reales objetivos del turno, y las limitantes propias de sus viejos algoritmos de optimización. Te invitamos a conocer más de este módulo aquí.

COMPARTIR

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on print
Share on email
Scroll to Top

Nuestro sitio utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.