Máquinas Faena Minera

¿Qué es la Interoperabilidad?

Según la RAE se define Interoperabilidad como la “capacidad de los sistemas de información, y por ende de los procedimientos a los que estos dan soporte, de compartir datos y posibilitar el intercambio de información y conocimiento entre ellos”. En palabras simples, es la capacidad de los sistemas de conversar y cooperar entre ellos.

¿Se imaginan que en su trabajo las personas no se comunicaran? Sin duda no habría traspaso de conocimiento alguno, coordinación, colaboración, y por tanto la generación de valor estaría sumamente mermada. Sólo la comunicación permite la asignación y la coordinación eficiente de tareas, de manera de obtener el máximo potencial de cada persona en base a sus propias capacidades y talentos, garantizando que el valor total generado por el grupo sea mayor que la suma de las producciones individuales.
Con los sistemas pasa lo mismo. Pensemos en Uber, por ejemplo. El pasajero ingresa los datos en la aplicación, indicando el lugar de recogida y el destino, y el sistema lo conecta con el conductor más propicio para realizar el servicio. Ahora bien, al momento de iniciarse el viaje, para optimizar la ruta, Uber ofrece la opción de guía de navegación para el conductor. Pero para ello Uber no desarrolló su propio sistema de mapas y motores de navegación, sino que simplemente decidió interoperar con Waze y Google Maps. Así, en conjunto, estás aplicaciones son capaces de entregar un mejor servicio y experiencia (tanto para el pasajero como el conductor), de lo que podrían ofrecer por sí solas. A esto nos referimos con interoperabilidad de sistemas.

¿Por qué es tan importante para la minería?

Una de las características distintivas de la minería es la cantidad y sobre todo la diversidad de procesos involucrados en su cadena productiva. Desde la exploración hasta el embarque, se pasa por un sinfín de procesos muy diferentes entre sí: geofísicos, mecánicos, químicos, electrometalúrgicos e incluso biológicos. Pero a pesar de sus grandes diferencias, estos procesos están completamente interconectados entre sí: las características mineralógicas que se pueden obtener del proceso de perforación influirán en el rendimiento que pueda tener una pala eléctrica dentro de proceso de carguío y transporte, así como determinarán también la concentración óptima de reactivos y aditivos químicos que se requieren en el proceso de flotación.
Este tremendo ecosistema super interconectado exige, si quiere ser productivo, no sólo una enorme coordinación y cooperación entre las personas que lo conforman, sino que también entre los sistemas que intervienen. Y la cooperación entre sistemas no es posible sin un libre y expedito flujo de datos, los que finalmente representan el oxígeno de la minería inteligente.
No es casualidad entonces que en la hoja de ruta desarrollada por el Programa Alta Ley (organización que ha articulado la colaboración público-privada en el desarrollo de la industria minera en Chile), se defina la interoperabilidad como un eje estructurante del desarrollo de la minería inteligente, y por tanto un pilar fundamental en el cumplimiento de la visión de la industria al año 2035.

Todavía existe un largo camino por recorrer: la falta de fijación de estándares internacionales en el pasado, una definición poca clara sobre la propiedad de los datos, y una escasa colaboración entre los grandes proveedores tecnológicos internacionales han fomentado la formación de verdaderos silos verticales de información (por ejemplo, proveedores de camiones que también venden el resto de los sistemas relacionados con el proceso de carguío y transporte), dificultando el ingreso de nuevos actores, y por tanto la inyección de mayor competencia y productividad al ecosistema.

Scroll to Top

Nuestro sitio utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de nuestros usuarios y mejorar nuestros servicios. Si acepta o continúa navegando, consideramos que acepta su uso.